SI EL ARTE. Vito Acconci

Vito Acconci, Where We Are Now (Who Are We Anyway?), Sonnabend Gallery, Nueva York, 1976.

Si el arte es un signo de, o una cubierta para, la persona que lo hace, entonces puedo concentrarme en el “instrumento” más que en la base. Puedo moverme como instrumento sobre una base probándola, recibiendo una situación externa a mí. (Pero, entonces, si me convierto en espectador y me centro en un mundo externo, me vuelvo pasivo, observado desde lejos…).

Si una obra de arte se considera como una diana para espectadores que experimentan el arte, entrando en un espacio expositivo y dirigiéndose hacia ella, entonces, de antemano, al hacer arte puedo utilizarme a mí mismo como diana, realizando una actividad puesta a disposición de los espectadores. (Pero, entonces, si me centro en mí mismo, me cierro en mí mismo, presentándome no como “persona” sino como “objeto”…).

Si el arte es la presentación del yo que se halla detrás, y si el yo se personaliza al interactuar con otra persona, entonces puedo traer a colación otro agente: nos movemos los unos hacia los otros, nos convertimos en un todo, frente a los espectadores. (Pero, entonces, si nos concentramos con tanta fuerza que sólo nos centramos en cada uno de nosotros, construimos un muro en torno a nosotros que excluye al espectador…).

Si un espacio artístico es un lugar para espectadores, y si el arte es un regalo del artista al espectador, entonces puedo juntar mi espacio con el espacio del espectador, puedo encontrarme con un espectador cara a cara. (Pero, entonces, mientras estoy allí presente, muestro una personalidad susceptible de centrar la atención de mí mismo y de los espectadores, construimos un espacio íntimo que escapa al mundo externo de las causas…).

Si el arte crea un espacio arquitectónico, un espacio a escala, entonces puedo retirarme, dejando espacio a los espectadores para que se muevan: los espectadores se convierten en performers, los espectadores toman mi lugar. (Pero, entonces, si el espacio es una proyección de mí mismo, los espectadores se quedan sin espacio para ello, habitan una tierra de nadie, mientras yo floto apartado del hecho en un espacio que no es mío ni de ellos…).

Si el arte puede aparecer en distintos lugares geográficos, entonces una pieza puede derivar del lugar en el que se ha hecho; si un lugar físico es parte de un espacio cultural, entonces los espectadores llegan a un lugar artístico con historia, presente en las noticias; si hago arte de un lugar a otro, entonces traigo mi propio lugar allá donde vaya; si un lugar artístico es un espacio público, podemos organizar un encuentro público.

Stedelijk Museum, Amsterdam, 1978.

Prólogo de Vito Hannibal Acconci Studio. Editorial Actar y Museo d´Art Contemporari de Barcelona. Barcelona, 2004. (7.036.185)

Vito Acconci, Where We Are Now (Who Are We Anyway?), Sonnabend Gallery, Nueva York, 1976.

SI EL ARTE. Vito Acconci

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: