LA PALABRA SIN ARTIFICIO. Mies van der Rohe

Mies rodeado de estudiantes y profesores en una visita al ITT de Chicago a mediados de los años sesenta.
Textos extraídos de Neumeyer, Fritz. Mies van der Rohe. La palabra sin artificio, reflexiones sobre arquitectura 1922/1968. El Croquis. Madrid, 1995

CONSTRUIR

No sabemos de ningún problema formal, sólo problemas constructivos.

La forma no es la meta, sino el resultado de nuestro trabajo.

La forma, por sí misma, no existe. La verdadera plenitud de la forma está condicionada, está entremezclada con la propia tarea, sí, es la expresión elemental de su solución.

La forma como meta es formalismo; y esto lo rechazamos.

Tampoco buscamos un estilo.

También la voluntad de aspirar a un estilo es formalismo.

Tenemos otras preocupaciones.

Nos interesa liberar la práctica de la construcción de los especuladores estéticos, para que vuelva a ser aquello que únicamente debería ser, es decir, construcción.

Varias veces se ha intentado introducir el hormigón armado como material para construir edificios de viviendas, aunque generalmente de manera insatisfactoria. No se han sabido aprovechar las ventajas de este material, ni se han evitado sus inconvenientes. Se creía hacer justicia al material redondeando las esquinas exteriores e interiores del edificio. Redondear las esquinas es algo completamente insignificante e incluso difícil de realizar. Evidentemente, no basta con trasladar la forma de un edificio de ladrillo a uno de hormigón armado. Creo que la ventaja principal del hormigón armado es la gran posibilidad de ahorrar material. Para ello se han de concentrar las solicitaciones estructurales en unos pocos puntos del edificio. La desventaja del hormigón armado es su poca capacidad aislante, tanto térmica como acústica. Por lo tanto, para protegerse de la temperatura exterior es necesario colocar un aislamiento adicional. La manera más sencilla de superar el inconveniente de la elevada transmisión acústica me parece que consiste en eliminar todo aquello que produce ruido; pienso en suelos de goma, puertas y ventanas correderas; pero también en dar a los espacios una gran amplitud en planta. El hormigón armado exige que se haya determinado con precisión, antes de su puesta en obra, por donde han de pasar todas las instalaciones; en este campo el arquitecto aún debe aprenderlo todo del ingeniero naval. Aunque no sea lo mejor, en los edificios construidos con ladrillo, los montadores de la calefacción y demás instalaciones pueden entrar inmediatamente después de terminada la cubierta, convirtiendo en poco tiempo la obra en ruina. Un procedimiento así es imposible en obras de hormigón armado. Aquí, sólo un trabajo disciplinado puede llevarnos a la meta.

La maqueta reproducida en la ilustración muestra un intento de aproximarse al problema del empleo de hormigón armado en la construcción de viviendas. La parte principal de la vivienda se apoya en cuatro pilares. Esta estructura se rodea con una delgada piel de hormigón armado, que forma simultáneamente la pared y el techo. Este último tiene una ligera pendiente desde las paredes exteriores hacia el centro. El canalón que se forma en el encuentro entre las dos superficies con inclinación opuesta, permite desaguar la cubierta de la manera más sencilla que pueda imaginarse. Así se simplifican los trabajos destinados a la evacuación de aguas pluviales. En las paredes he recortado aberturas en aquellos sitios donde necesitaba iluminar el espacio interior y allí donde quería abrir vistas al exterior.

* Anotación en el reverso del manuscrito que Mies envió a la revista G:

Nos interesa mucho más liberar la práctica de la construcción del dominio de los especialistas en estética, para volver a convertir la construcción en aquello que siempre ha sido: construcción. Una legión de bárbaros ha intervenido con la mayor falta de audacia imaginable. Armarios que se parecen a maquetas de rascacielos.

Título original: “Bauen”, publicado en la revista G, nº2, Septiembre de 1923.

ARQUITECTURA Y TECNOLOGÍA

Las raíces de la tecnología se encuentran en el pasado. La tecnología domina el presente y tiende al futuro.

Es un verdadero movimiento histórico, uno de los grandes movimientos que configuran y representan una época. Sólo es comparable al descubrimiento de la personalidad del hombre por los griegos, a la voluntad de poder de los romanos, y al movimiento religioso medieval.

La tecnología es mucho más que un método, constituye un mundo por sí misma. Como método es superior en casi todos los aspectos. Pero sólo allí donde se deja la tecnología sola, tal como ocurre en las gigantescas obras de ingeniería, revela su auténtica naturaleza. Allí se hace evidente que no sólo es un medio útil, sino algo por sí misma, algo que tiene un significado y una forma poderosa, de hecho es una forma tan poderosa que es difícil darle un nombre.

¿Es aún tecnología o es arquitectura? Y ésta puede ser la razón por la que ciertas personas estén convencidas de que la arquitectura quedará anticuada y será reemplazada por la tecnología. Esta opinión no se basa en una reflexión clara. Ocurre lo contrario. Allí donde la tecnología alcanza su verdadera culminación, trasciende a la arquitectura.

Es cierto que la arquitectura depende de hechos, pero su verdadero campo de actividad se encuentra en el reino del significado. Espero que comprendan que la arquitectura no tiene nada que ver con la invención de formas. No es un campo de juegos para niños, pequeños o grandes. La arquitectura es el verdadero campo de batalla del espíritu.

La arquitectura escribió la historia de las épocas y les dio nombre. La arquitectura depende de su tiempo. Es la cristalización de su estructura interna, es el lento despliegue de su forma.

Ésta es la razón por la que tecnología y arquitectura están tan estrechamente emparentadas. Nuestra verdadera esperanza es que crezcan juntas, y que algún día la una sea la expresión de la otra. Sólo entonces tendremos una arquitectura digna de su nombre: una arquitectura que sea un símbolo auténtico de nuestro tiempo.

Título original: “Architecture and Technology”, publicado en la revista Arts and Architecture, nº67. 1950, nº10

LA ARQUITECTURA DE NUESTRO TIEMPO (MI TRAYECTORIA PROFESIONAL)
Mi trayectoria profesional comenzó aproximadamente hacia 1910. El movimiento del Jugendstil y del Art Noveau habían quedado atrás. Los grandes edificios estaban más o menos bajo la influencia de Palladio o Schinkel, pero las grandes realizaciones de ese tiempo se encuentran entre las construcciones industriales y las construcciones meramente tecnológicas. En realidad era una época poco clara y nadie quería, podía contestar, la pregunta sobre la esencia de la arquitectura. Quizás esa época aún no estaba madura para dar una respuesta. Sólo después de la guerra, durante los años veinte, se hizo cada vez más evidente que el progreso técnico empezaba a influir en muchos aspectos de nuestra vida. Reconocimos en la técnica una fuerza civilizadora, con la que había que contar.
En el campo de la arquitectura, el desarrollo de la tecnología proporcionaba nuevos materiales y métodos de trabajo más prácticos, que a menudo se encontraban en clara oposición a nuestra interpretación de la arquitectura. A pesar de ello, creía en la posibilidad de desarrollar una arquitectura con estos nuevos medios. Sentía que tenía que ser posible armonizar las fuerzas antiguas de nuestra civilización con las nuevas. Cada una de mis obras era una demostración de esta reflexión y un paso más en el proceso de mi propia búsqueda de claridad. Estaba cada vez más convencido que estos avances científicos y tecnológicos eran los requisitos para una arquitectura de nuestro tiempo. Este convencimiento nunca lo he perdido. En la actualidad, igual que hace ya mucho tiempo, creo que la arquitectura poco, o nada, tiene que ver con la invención de formas interesantes, ni con preferencias personales.
La verdadera arquitectura siempre es objetiva y es la expresión de la estructura interna de la época en la que ha surgido.
Título original: “Baukunst unserer Zeit (Meine berufliche Laufbahn)”, prólogo al libro de Werner Blaser Mies van der Rohe, Die Kunst der Struktur (Mies van der Rohe, el arte de la estructura), Zurich, 1965
DIRECTRICES PARA LA ENSEÑANZA DE LA ARQUITECTURA
La enseñanza impartida por el departamento de arquitectura tiene por objetivo transmitir los conocimientos y las capacidades necesarias para formar arquitectos, pero educándolos al mismo tiempo como personas capaces de hacer un uso justo de los conocimientos y saberes adquiridos. Por lo tanto, la enseñanza apunta a fines concretos, mientras la educación lo hace a valores espirituales. El sentido de la educación es formar y comprometer y, a la falta de compromiso del saber tecnológico, ha de oponer el compromiso de la ideología y guiar a los alumnos desde el campo de la casualidad y la arbitrariedad hasta la clara regularidad de un orden espiritual. La arquitectura aún está arraigada, con sus formas más sencillas, en la funcionalidad, a pesar que alcanza, a través de todos los niveles de valores, hasta el ámbito más elevado de la existencia espiritual, la esfera del arte. De esta visión ha de partir cualquier enseñanza de arquitectura. Paso a paso ha de aclarar aquello que es posible, aquello que es necesario y aquello que tiene sentido. Por esto, las diferentes materias están tan ligadas entre sí en todos los niveles, formando un orden orgánico, que siempre permita a los estudiantes conocer y trabajar simultáneamente en todos los campos de la arquitectura y en todas sus interconexiones.
Los estudiantes, en paralelo a su formación científica, han de aprender primero a dibujar para dominar los medios técnicos de expresión y educar el ojo y la mano. Mediante los ejercicios adecuados se les ha de transmitir una sensibilidad frente a las proporciones, la estructura, la forma y los materiales y revelarles sus relaciones y posibilidades expresivas. Los estudiantes han de familiarizarse, a continuación con los materiales y métodos constructivos de las sencillas construcciones de madera, piedra  y ladrillo y finalmente con las posibilidades constructivas del acero y el hormigón armado. Simultáneamente han de aprender la causalidad significativa de estos elementos de la construcción y su expresión formal inmediata.
Todo material, independientemente de que sea natural o sintético, posee propiedades específicas, que se han de conocer para poder trabajar con ellos. Los nuevos materiales y métodos de construcción no aseguran por sí solos una superioridad. Lo decisivo es saber emplearlos correctamente. Un material sólo vale aquello que sabemos hacer con él. Al conocimiento de los materiales y métodos de construcción se le añade el de los fines. Estos se han de analizar con claridad para identificar su contenido. Se ha de aclarar por qué y en qué se diferencia una tarea arquitectónica de otra; en qué consiste su verdadera esencia.
La introducción a los problemas del urbanismo ha de transmitir sus fundamentos y la vinculación entre todas las obras e ilustrar su relación con el organismo urbano.
Por último, y como síntesis de toda la enseñanza, se realiza una introducción a los fundamentos artísticos de la arquitectura, a la esencia de los aspectos artísticos, la aplicación de sus medios y su empleo en la construcción. Además, se ha de ilustrar también la situación espiritual de nuestra época, de la que dependemos. Se ha de analizar en qué concuerda nuestra época con las anteriores y en qué se diferencia desde un punto de vista material y espiritual. Por consiguiente, también se han de estudiar los edificios del pasado y transmitir una visión viva de ellos. No sólo para conseguir una escala arquitectónica a través de su grandeza e importancia, sino también porque están unidos a una determinada e irrepetible situación histórica y, por ello, nos obligan a realizar nuestras propias creaciones.
Título original: “Leitgedanken zur Erziehunug in der Baukunst”, publicado en el libro de Werner Blase, Mies van der Rohe, Die Kust der Struktur (Mies van der Rohe, el arte de la estructura), Zurich, 1965
Mies, Mendelhson, Peterhans y Hilberseimer, frente al auditorio de Chicago, c. 1940.

LA PALABRA SIN ARTIFICIO. Mies van der Rohe

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: